El Intempo es visto por muchos analistas como un ejemplo de la crisis económica y financiera en España provocada por el estallido de una burbuja inmobiliaria en 2007.141​ En el momento de inicio del proyecto, la industria de la construcción se encontraba todavía en fase de expansión, marcada por una gran especulación. Entre los años 2006 y 2008, según los promotores, ya se habían vendido sobre plano cien pisos, un 40 % del total,142​15​ pero desde entonces apenas se han vendido veinte más.81​ En numerosas notas de prensa aparecía siempre este dato, incluso se justificó la posibilidad de que las obras prosiguieran a pesar de la crisis porque se contaban con fondos suficientes al haberse vendido sobre plano un 40 % de las viviendas.142​ En 2013 se afirmaba que seguían sin venderse casi doscientas viviendas (un 75 % del edificio).143​

Recientemente se volvieron a viralizar los extraños gnomos que aparecieron en el Hipódromo del Norte. Aquellos personajes que junto con el caso de los “capas plateadas”, generaron una serie de teorías que incluían a una posible secta secreta en el país. Lo cierto es que detrás de aquellas personas vestidas con capas plateadas y rosadas en espacios públicos, los gnomos gigantes y las figuras de dreamcatchers hechos de piñata, hay un personaje entre místico y cómico que responde al nombre de Míster Tropical.

4 horas semana de trabajo nomada digital


En agosto de 2016, un socio de Olga Urbana, Isidro Boronat, la mercantil que construyó la estructura del rascacielos, Kono Estructuras SL, y la empresa del arquitecto que lo diseñó, Pérez Guerras Ingenieros y Arquitectos, presentó un incidente concursal para que la deuda de la Sareb fuera considerada subordinada.94​ Los demandantes pretendían que el banco malo fuera el último en cobrar y no pudiera ejercer su derecho a tanteo en la puja por el edificio, al entender que había ejercido de facto la administración de Olga Urbana SL.94​ El 17 de febrero de 2017 se hizo público el auto del Juez de lo Mercantil de Alicante, que desestimó la demanda presentada por pequeños acreedores de la promotora del edificio (Kono Estructuras, Pérez Guerras entre otros) dando la razón a la Sareb al considerar que ésta nunca ejerció de administradora de la sociedad Olga Urbana.95​ Por tanto, su crédito concursal seguirá teniendo la categoría de privilegiado, salvo que los demandantes decidan recurrir la sentencia (está en preparación).96​ Hasta que no terminara el procedimiento concursal, que mantenía en suspenso el proceso de adjudicación del inmueble, la Sareb no iba a adquirir la propiedad.97​98​

↑ El edificio iba a alzarse 200 metros de altura, que se lograrían con la adición de un pináculo arquitectónico, pero por el momento no se ha instalado. El arquitecto técnico del proyecto, Guillermo Campos, afirma que la altura en la azotea es de 192 metros (minuto 27:10 del vídeo).104​ La altura de 192 coincide con la que marca el CTBUH en su base de datos.1​

Como se crea un grafico de anillos en el cuadro


“Well, you know. We all want to change the world”, but that’s almost impossible. Meanwhile, we find satisfaction in dedicating our work to those projects that aim for a better world. Social enterprises, NGOs, ethnographic research, green developments, sustainable businesses... If you are an organisation that needs our services, drop us a line and let’s start moving forward.

Yo por aquel entonces era muy joven, tanto como para no darme cuenta de la cantidad de cambios en el paisaje urbano que se iban produciendo en una ciudad como Madrid. Por aquel momento sólo hacia caso a las advertencias que mis padres realizaban a la hora de recordarme que no debía salir a jugar a tal sitio cruzando dos o tres calles, “allá al fondo”, porque aquello era un pequeño poblado chabolista y no era un lugar seguro para niños. Al cabo de un tiempo esa advertencia dejo de escucharse, el poblado desapareció, la grandes maquinas hicieron presencia para devastar el pequeño poblado y paulatinamente hacer una avenida con su asfalto y trafico de coches corriente, zona comercial e incluso zona verde donde ahora si podríamos jugar. 

Son los anuncios de Facebook pena

×