En 2012, el socio mayoritario de Olga Urbana, José Ignacio de la Serna de la Garma, fue demandado por presunta estafa y apropiación indebida por un comprador que entregó aportaciones a cuenta por valor de 80 000 euros con la garantía por parte de la promotora de que estas entregas estaban avaladas por una entidad financiera.64​ Por razones similares la promotora también fue demandada por tres compradores que entregaron dinero a cuenta en concepto de señal.14​ Al no ser entregados los pisos, exigieron la devolución de los avales, que no fueron devueltos. En abril de 2014 hubo una vista a la que no acudió De la Serna pero sí otro de los tres promotores, Ignacio Boronat, que reconoció ante el juez que los avales bancarios no existían y que el dinero aportado por los compradores se destinó a la construcción del edificio.64​ Debido a que De la Serna no acudió a la citación, un juzgado de Benidorm ordenó su detención, para que declarara en calidad de imputado.65​ En febrero de 2015, tras una larga batalla contra el cáncer, De la Serna falleció sin ver su mayor proyecto concluido.66​67​ Además del Intempo, promovió varias obras en la zona, como el Neguri Gane, rascacielos de 145 metros también en Benidorm y terminado en 2002.68​ En octubre de 2015, una sentencia declaró nulas las cláusulas establecidas por Caixa Galicia limitando la cuantía del aval, haciendo responsable a Abanca como su sucesora.69​
Al mismo tiempo, en el margen de la radial M-30, se levantaba un edificio descomunal para lo que yo comprendía en aquel momento ser un edificio de viviendas. A esta monstruosidad se le dio el nombre de “El Ruedo”, en el barrio de Moratalaz, aludiendo a su forma casi circular, junto a otro edificio al que se le denomina “La Herradura”. Las primeras veces que lo ví fue de pasada desde el coche y el aspecto exterior, aquel que da a la misma M-30, era simplemente desolador, mas propio de una cárcel que de un bloque de viviendas. Nada de aquella mole de ladrillo naranja y ventanas pequeñas daba el más mínimo indicio de vida. En este edificio se realojó diferentes asentamientos chabolistas de todo Madrid, principalmente del Pozo de Huevo. Me preguntaba si aquella gente que vivía en chabolas calles allá al fondo de mi casa también habrían acabado realojados allí, supuse que si cuando me entere posteriormente que la gran mayoría de habitantes de ese edificio eran de etnia gitana. Muchas son las anécdotas que se escuchaban en los primeros años acerca de la vida que se hacia allí, desde la presencia de animales equinos asomando por las ventanas de algunas casas hasta el rumor de que se había desmantelado toda la red de tuberías y cañerías de todo el edificio para posteriormente venderlas como chatarra. 

medellin nomada digital


↑ Saltar a: a b c Esquitino, Rubén (20 de julio de 2013). «InTempo, una incompetencia de altura». El País. Consultado el 3 de enero de 2016. «Según fuentes cercanas al corazón del proyecto [...] no se había tenido en cuenta el hueco del ascensor, como bien se ve en los diseños promocionales donde no constan los típicos espacios dedicados en las azoteas a los motores elevadores. [...] El espacio estaba calculado para un bloque de 20 plantas.»

Cual es el orden correcto de las etapas embudo de marketing

×